Menorca | Sucesos

El ladrón de coches fue trasladado hace varios años a la cárcel de Menorca

Residía en Alaior desde hace unos días, aunque en 2015 salió de la prisión y fue extraditado

|

El presunto ladrón, reducido por la Policía antes de esposarle

10-05-2017

«¡Police, police, stop!», le gritaron dos policías nacionales de paisano a S.S., el exconvicto francés, de 42 años de edad, al que dieron alcance en la calle Menor, de Alaior, a las 9.15 horas de la mañana de este martes. Trató de huir pero uno de los policías se le echó encima arrojándolo al suelo para colocarle los grilletes y trasladarlo de inmediato a la comisaría de Policía de Maó. Hoy debe ser puesto a disposición judicial.

Finalizaba así, en el mismo corazón de Alaior, a pocos metros de Sa Plaça ante la sorprendente mirada de los lugareños, la preocupación de los últimos días por la oleada de robos de hasta cuatro vehículos -dos en Ciutadella, uno en Maó, y uno más en Fornells- y uno con intimidación y arma blanca a la vigilante de Talatí, ocurrido el pasado jueves, tal y como informaba ayer este diario.

El detenido es un hombre con pasado delictivo que fue trasladado a la cárcel de Menorca entre 2012 y 2013, mientras cumplía condena de varios años de duración en la de Palma. Los delitos por los que le condenaron también habían tenido relación de robos con violencia, según algunos testimonios. Hace dos años salió de la prisión menorquina como extraditado hacia su país de origen donde acabó de cumplir la pena.

Identificación

La Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía en Maó culminaba con éxito la operación en la que han intervenido el resto de fuerzas policiales, también a partir de la colaboración ciudadana, deteniendo al hombre que había llegado a la Isla a mediados de abril y era buscado por todo el territorio insular. Al parecer tenía una compañera en Alaior donde habría residido durante los últimos días ya que había sido visto en varios bares del pueblo y en una tienda de material deportivo en la calle des Ramal, en la que el pasado jueves compró una camiseta.

La aparatosa costra que porta en la nariz, su corpulencia y el acento extranjero le hicieron identificable para las personas que se habían cruzado en su camino durante los últimos días cuando su imagen apareció en redes sociales y medios de comunicación.

El dueño de uno de esos bares de Alaior informó el lunes a la Policía Local tras reconocer su imagen en facebook, que le había atendido el jueves pasado a las 4 de la tarde, es decir, dos horas después de haber atracado a punta de cuchillo a la vigilante del poblado talayótico de Talatí. La Policía había recibido otros avisos similares en los últimos días y se mantenía alerta cuando estas llamadas aseguraban que era el mismo hombre de las fotos que manejaba la Policía Nacional filtradas en la red sin su consentimiento.

El último robo

Esta pasada madrugada el dueño del restaurante El Pescador, en Fornells, denunciaba ante la Guardia Civil el robo de su furgoneta, una Volkswagen Caddy, 24.000 euros, además de un teléfono móvil y varios documentos que tenía en el interior de su local, aunque en un principio, debido al nerviosismo había declarado a la Policía que la cantidad sustraída eran 50.000 euros. El aviso del nuevo hurto se pasaba a todas las fuerzas del orden y agentes de la Policía Local de Alaior encontraban el vehículo estacionado a primera hora de la mañana de ayer en las inmediaciones de la Avenida Industria, en el polígono La Trotxa.

Poco después un vecino alertaba a la central alaiorense que había visto al sospechoso merodeando por aquella misma zona. La Policía Local daba el aviso de inmediato a la Nacional y a la Guardia Civil que iniciaron su búsqueda por el pueblo tras vigilar la furgoneta aparcada en la calle de Ses Alzines.

S.S. se había paseado por el mismo centro del pueblo a primerísima hora. Poco antes de las 7 de la mañana había entrado en un comercio de comestibles de la calle Menor, Ca na Juanita. Allí pagó un euro por una ensaimada y siguió su camino por el pueblo. Fue media hora después cuando la Policía Local fue avisada por un vecino lo que motivó la organización del dispositivo junto a la Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local.

En la batida dos agentes de paisano le vieron, precisamente, en la misma calle Menor por la que ya había pasado unas dos horas antes. Le dieron el alto y aunque trató de escapar, fue detenido sin oponer excesiva resistencia. Alaior no salía de su asombro tras extenderse la noticia por todos los rincones del pueblo.

Relacionado
Lo + visto