Opinión | Firmas del día

Tertulias veraniegas

|

Estamos atravesando una estación propicia para el descanso, la lectura, las borracheras de todo tipo y las tertulias en sus diferentes grados y modalidades.

Hay poblaciones donde acostumbran a organizar charlas distendidas en la plaza, con un cierto aire de informalidad, invitando a diferentes personajes públicos que veranean por allí. Pueden disertar sobre sus cosas, aprovechando que la gente agradece alternativas culturales al inevitable sol y playa, que tantas quemaduras produce. Suelen ser citas muy concurridas y provechosas, dado que cada conferenciante tiene sus adeptos e incondicionales seguidores.

O qué decir del tradicional foro en la Illa del Rei, con interesantísimos ponentes que hacen las delicias de una distinguida y variopinta concurrencia. Una isla dentro de una isla puede considerarse una isla al cuadrado. Sus habitantes son lo más asombroso que se ha dado por aquí en mucho tiempo. Son voluntarios en el noble arte de restaurar lo roto y abandonado. Héroes que luchan sin cuartel contra la desidia.

La tertulia, cuando es auténtica, es una de las manifestaciones visibles de la felicidad. Un buen ejemplo podría ser la anunciada intervención del afamado científico Clodomiro Peronada, asiduo veraneante de la bella urbanización Son Suecas. Nos hablará sobre «La biosfera ya no es lo que era», dando pie a la tertulia posterior donde el público asistente tendrá ocasión de hacer preguntas enrevesadas.

Lo + visto